Cine

Robert Pattinson: Sus mejores películas

El talento de Robert Pattinson le ha convertido en uno de los pocos actores capaces de deambular libremente entre el indie y el blockbuster.

El británico nacido el 13 de mayo de 1986, tuvo un debut cinematográfico de ensueño en un proyecto de alto calibre como fue Harry Potter y el cáliz de fuego (2005), el cual resultó en un impulso fundamental para su joven carrera. Más polémica fue su incursión en Crepúsculo (2008), cuya interpretación de Edward Cullen convirtió a Robert Pattinson en ídolo juvenil de algunos gracias a esta serie de películas, pero también en un actor sumamente detestado por otros.

O Diabo de Cada Dia: Tom Holland e Robert Pattinson em fotos do novo filme  - TecMundo

Parecía condenado al encasillamiento, pero el británico superó las adversidades al decantarse por una ruta alejada de los convencionalismos de la industria. Una decisión arriesgada que le permitió trabajar con grandes cineastas y desarrollar su talento hasta convertirse en uno de los actores más completos de su generación. Su calidad es tal, que ahora puede deambular libremente por las rutas que le plazcan, ya sean del cine indie o de los grandes blockbusters como es el caso de Tenet (2020) o The Batman (2021). 

Repasamos la carrera de Robert Pattinson con un recuento de sus mejores películas.

Harry Potter y el cáliz de fuego (Dir. Mike Newell, 2005)

Robert Pattinson Harry Potter Cedric Diggory

Robert Pattinson debutó en películas como Cedrid Diggory en Harry Potter y el cáliz de fuego. Fue un rol pequeño, pero determinante para las acciones, pues su muerte no sólo representa el retorno de Lord Voldemort, sino el paso definitivo de la saga mágica a la madurez con una oscuridad que sólo va en aumento desde entonces. Para lograrlo se necesitó más que un simple Avada Kedavra, pues requirió de un personaje que parece sencillo cuando su construcción es realmente desafiante: un joven virtualmente perfecto que representa los mejores valores de Hogwarts y que termina convirtiéndose en un auténtico rival para Harry, tanto en el Torneo de los tres magos como en sus esfuerzos por conquistar a Cho Chang, pero que lejos de ser irritante, termina por conquistar a todos –escuela y audiencias– con su buen corazón, nobleza interna e incluso con las debilidades mostradas en la prueba fatal. Un debut desafiante que sigue resonando entre el público y que fue clave para el ascenso de Robert Pattinson.

Cosmópolis (Dir. David Cronenberg, 2012)

Robert Pattinson Cosmopolis

Cosmópolis es una de las películas indispensables de Robert Pattinson por múltiples razones. Es con la que abandonó definitivamente la zona de confort que representaba Crepúsculo y con la que esquivó cualquier posible encasillamiento como simple estrella juvenil. Representa su primera colaboración con cineastas de auténtica jerarquía, con quienes saltó a tramas alejadas de los parámetros más comunes de la industria cinematográfica hacia roles más desafiantes, para desarrollar habilidades que se han tornado indispensables en su evolución histriónica. Es también una cinta incomprendida que ha ganado fuerza con el tiempo al ser vista como una anticipación de la América trumpiana y de una élite cada vez más decadente. Personificó a un joven millonario cuyo mundo, representado por una lujosa limosina, se colapsa a su alrededor, lo que no le impide perder la compostura ni la banalidad. Trascendental para entender la evolución del que hoy figura entre los actores más talentosos del celuloide.

The Rover (David Michôd, 2014)

Robert Pattinson The Rover

De las películas de Robert Pattinson ésta fue la primera estrenada después de Crepúsculo y como tal, un paso decisivo en su carrera al representar un distanciamiento definitivo del young adult y todas sus comodidades en busca de proyectos mucho más desafiantes. La cinta se desarrolla en un futuro postapocalíptico con dos sujetos que parten en busca de un coche robado: el primero es el solitario dueño interpretado por Guy Pierce; el segundo es el peculiar hermano de uno de los ladrones y encarnado por Robert Pattinson. Este último ofrece una actuación especialmente memorable como un joven demasiado inocente para las hostilidades del mundo que habita, lo que resulta palpable en una actitud errática y dominada por toda clase tics, pero que no le salva de tener un historial manchado por la culpabilidad. Una combinación difícil de plasmar, pero que sale adelante gracias al talento del histrión que daba sus primeros pasos hacia la consolidación definitiva que llegaría sólo unos años después.

Damsel (Dir. David Zellner & Nathan Zellner, 2018)

Robert Pattinson Damsel

La carrera construida por Robert Pattinson se ha centrado en películas de tintes dramáticos, siendo Damsel una de las mayores excepciones a la regla: un western que aprovecha los arquetipos del género con fines cómicos y en el que interpreta a un ingenuo americano que decide adentrarse en territorio fronterizo para salvar a la mujer que ama, quien ha sido hecha prisionera por un par de bandoleros e interpretada por Mia Wasikowska en la que fuera su segunda colaboración luego de Mapa a las estrellas (2014). Si bien está plagada de situaciones absurdas, la película sale adelante gracias a la buena construcción de su guion y al carisma del protagonista, quien se esfuerza por convertirse en un héroe tradicional, pero batalla por su falta de capacidad, así como por el entorno y la evolución de los distintos personajes que le rodean. No sólo es una de las mejores películas en la filmografía del británico, sino también una de las más disfrutables.

Tenet (Dir. Christopher Nolan, 2020)

Robert Pattinson Tenet

Robert Pattinson regresó al mundo de las películas blockbuster bajo las órdenes de Christopher Nolan, en un papel rodeado de polémica por no figurar como protagonista de la historia, sino como un secundario de lujo. El actor no sólo abrazó el reto, sino que terminó robándose el espectáculo gracias a las características propias de su personaje que combinadas con su talento histriónico resultaron en un rol fascinante: un agente secreto en una misión que busca evitar el colapso mundial a partir de la manipulación temporal y cuyos conocimientos alrededor de la tecnología le convierten en más que un simple acompañante para el héroe central, sino en un auténtico Virgilio que guía a Dante por los inframundos de un pasado que puede tornarse letal si cae en manos enemigas. A esto sumemos una interpretación que rompe con los estereotipos del género y que ha suscitado numerosos rumores sobre una posible fuente de inspiración en la figura de Christopher Nolan, lo que en caso de ser cierto no sólo convertiría a Tenet en una cinta memorable en la obra del cineasta, sino en el mayor campo de juegos de un director y en una exquisita muestra de las capacidades metanarrativas del cine.

Mapa a las estrellas (Dir. David Cronenberg, 2014)

Robert Pattinson Mapa a las estrellas Map to the Stars

Segunda colaboración de Robert Pattinson con David Cronenberg y donde apoyado por un gran elenco integrado por Julianne Moore, John Cusack y Mia Wasikowska, interpreta a un chofer de limosina que sueña con convertirse en guionista en una industria caótica, oscura y sobre todo inaccesible. Esta combinación de elementos, aunadas al talento del protagonista, son fundamentales para el buen funcionamiento del personaje y sus vínculos emocionales con el público ante una caída que luce inminente. También es clave para el mensaje central del proyecto: una durísima crítica contra un Hollywood decadente, pero sobre todo destructor y que arrasa con todo lo que se cruza en su camino, incluyendo los jóvenes que se aferran a sus sueños hasta las últimas consecuencias y que terminan perdiendo el control sobre sí mismos.  

High Life (Dir. Claire Denis, 2018)

Robert Pattinson High Life

Claire Denis escribió High Life pensando en Philip Seymour Hoffman, pero el deceso del actor no impidió que la creativa siguiera adelante con el proyecto, apoyada por un Robert Pattinson que mostró gran interés por el personaje central: un hombre condenado por un crimen absurdo y cuyo castigo implica un viaje de alto riesgo que pretende extraer energía alternativa de un hoyo negro, así como una serie de pruebas para la concepción artificial de un hijo. El actor realiza un trabajo de primer nivel con el que transmite una amplia gama de emociones a pesar de la enorme alienación que aqueja a su personaje a lo largo de los diversos saltos temporales en la narrativa. Una historia de ciencia ficción fascinante que renuncia a la espectacularidad visual que suele caracterizar al género para sustentarse en una esencia más existencialista propia de títulos como 2001: Odisea en el espacio (1968) y Solaris (1972).

Z: La ciudad perdida (Dir. James Gray, 2016)

Robert Pattinson The Lost City of Z La ciudad perdida

Si Robert Pattinson se ha convertido en uno de los histriones más destacados no es sólo por sus dotes, sino por ponerlo todo al servicio de la historia. Tal es el caso de Z: La ciudad perdida donde, a pesar de ser un actor consolidado, no tiene problemas en interpretar un rol secundario que funge como eterno compañero de aventuras del protagonista (Charlie Hunnam) en sus esfuerzos por encontrar una mítica urbe oculta en la selva amazónica. Su aparición es reducida, lo que no representa un obstáculo para reflejar la lealtad y el carácter de su personaje, así como su decisión final de abandonar una misión que parece tener cada vez menos sentido. Tampoco le impide una evidente transformación física con la que plasma las adversidades propias de cada viaje, pero sobre todo la manera en que el aventurero es paulatinamente despojado de su vitalidad. Un rol que muchos podrían considerar menor, pero que resultó clave para que James Gray ejecutara una estupenda adaptación del impreso homónimo que aborda la historia real del explorador Percy Fawcett y que es recordada entre las mejores películas de su año.

El faro (Dir. Robert Eggers, 2019)

Robert Pattinson The Lighthouse El faro

Willem Dafoe y Robert Pattinson protagonizaron uno de los mayores duelos histriónicos del cine contemporáneo con El faro, sobre un joven cuidador que desciende por los caminos de la locura cuando se ve inmerso en una solitaria isla con nadie más que su perturbado superior. Una premisa aparentemente sencilla pero que se torna sumamente compleja bajo la batuta de Robert Eggers, quien lleva a los personajes a un punto de quiebre con una creciente escalada de fricciones y alucinaciones, pero también a requerir un máximo nivel histriónico de sus protagonistas. Dafoe lo logra con creces, pero también Pattinson, quien apoyado por un magistral uso de horrores mitológicos, una exquisita fotografía en blanco y negro que se impulsa de lleno en el arte pictórico y un perturbador uso del sonido, lleva a buen puerto un rol plagado de exigencias físicas y psicológicas, que van de un perfecto acento novoinglés a un marcado deterioro con el paso de la historia hasta alcanzar un punto sin retorno. Una prueba de fuego que suele ser vista como el afianzamiento definitivo del británico entre los actores más completos de su tiempo.

Good Time: Viviendo al límite (Dir. Benny Safdie & Josh Safdie, 2017)

Robert Pattinson Good Time

Puede que no sea el trabajo más conocido de Robert Pattinson, pero esto no le impide ser una obra francamente fascinante y la mejor interpretación de toda su carrera. Un thriller criminal sobre un atracador de bancos de poca monta que debe rescatar a su hermano discapacitado y eterno compañero de fechorías de la custodia de las autoridades. Una historia caracterizada por su intensidad y sus enredos, así como por el estupendo trabajo de su protagonista quien aprovecha la experiencia cosechada a lo largo de los años para construir un personaje que tiene tintes de varias de sus caracterizaciones más emblemáticas sin distinción de géneros, estilos o incluso presupuestos. El punto más alto de una carrera brillante y que fue determinante para que la cinta compitiera por la prestigiada Palma de Oro en Cannes.

Fuente: Cine Premiere

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba