Deportes

¿Deberían ser más chicos los arcos en el futbol femenil?

Si en el voleyball, incluso el Olímpico, las redes femeniles son menores que las varoniles ¿en el futbol las porterías no tendrían que ser más bajas?

La portera Cecilia Santiago, la entrenadora de arqueras, Karen Gómez, y el preparador de guardametas, Robert Pérez Loarca, aceptan que existe una mayor complejidad para cubrir esta posición en el futbol femenil respecto al varonil, pero el debate para reducir las dimensiones para las mujeres aún está lejos de realizarse.

«Hay ejercicios que no podemos comparar con los hombres por nuestras capacidades físicas, por el metabolismo que tenemos», expresa Santiago, portera mexicana del PSV Eindhoven.

En México, el promedio de estatura de las porteras en la Liga MX Femenil es de 1.67 metros, mientras que en la Liga MX es de 1.86. Sin embargo, las porterías son las mismas, de 2.44 metros de alto por 7.32 de largo, según las especificaciones de FIFA.

Aunque ha habido mujeres en el deporte, como la basquetbolista Diana Taurasi, que han rechazado el debate de cambiar las dimensiones de canchas o partes de ellas por considerarlo sexista, otras como Elena Elle Donne han sugerido reducir la altura del aro para darle una mayor espectacularidad a su deporte, escaso en clavadas respecto al varonil.

EN LA PORTERÍA SON MÁS EVIDENTES LAS DIFERENCIAS

En el volleyball, por ejemplo, la altura de la red varonil es de 2.43 metros por los 2.24 en el de mujeres. En el tenis, los hombres juegan más sets que las mujeres, en el golf femenil los tees están más cerca que en el varonil, pero en el futbol no existe alguna iniciativa para volver el juego femenil más adecuado a las características físicas de las mujeres, que por historia han tenido que disputar su deporte de acuerdo a las tradiciones varoniles.

«Son justo eso, las diferencias propias de la fisionomía. Sabemos que un hombre tiene mucha más fuerza y eso llevándolo a la portería es mayor salto. Tienen mucha más estatura por naturaleza y todo eso sí alcanza a mermar (en femenil)», contó la entrenadora de porteras del Querétaro, Karen Gómez, a Mediotiempo.

Gómez es la única entrenadora de porteros en la Liga MX Femenil, donde el resto de preparadores para esa posición son hombres. «Es bien sabido, desde hace mucho tiempo que existían muchos goles por arriba. Nosotras no tenemos la altura que un hombre alcanza y otra es la potencia de salto que no se ha trabajado», agrega.

Sin embargo, Roberto Pérez Loarca, quien por años trabajó con Jesús Corona en Cruz Azul y hoy se mantiene en esa institución pero en el plantel femenil, asegura que las mujeres pueden suplir la menor estatura con otras cualidades.

«Las porterías son muy altas y la media de altura de las mexicanas no es tan alta, pero encontramos casos como el de Karla Morales (Cruz Azul) que empiezan a suplir eso, como lo hacía el Conejo Pérez, con mayor rapidez y potencia de piernas», contó Pérez Loarca.

De acuerdo al estudio “¿Cuánto mide México?” de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, la mujer mexicana mide en promedio 1.58 metros por 1.64 de los hombres. En la Liga MX Femenil la portera más alta es Heidi González (San Luis) con 1.80 metros, mientras que en la Liga MX el arquero de más estatura es Raúl Gudiño con 1.96 metros.

CAMBIO DE PELOTA, LA SUGERENCIA DE JOEY BARTON

A fines del 2019, el ex jugador del Newcastle y Manchester City y ahora DT del Fleetwood Town de la Tercera División del futbol inglés, Joey Barton, sugirió modifcar ciertas dimensiones del balompié femenil.

«El tamaño de una pelota de fútbol para un hombre es una talla cinco, digamos que cambiamos el tamaño por una talla cuatro para mujeres ¿alguien notaría la diferencia? No, pero te garantizo que en términos de físico y rendimiento a nivel de pases y el rango de jugadas que podrían hacer porque la pelota es más pequeña se adaptaría a su fisiología», expresó.

‘AHORA LAS PEQUEÑAS VOLTEAN A VER A CECILIA SANTIAGO’

Cecilia Santiago agrega que otra de las diferencias entre el futbol femenil y el varonil en México son los años de preparación, pues los hombres llegan al profesionalismo con mucho más rodaje, una diferencia que también se enfatiza en la portería.

«En México, desafortunadamente, algunas de las porteras que están ahorita en la Liga empezaron muy tarde. Conozco a unas que empezaron a los 17 o 18 años, a esa edad, comparándolo con los hombres, ellos ya están campeones del mundo emigrando a Europa. (Las mujeres) no tuvieron ese proceso que los hombres ya tienen desde hace más de 100 años, en ese sentido no nos podemos comparar», dijo.

En ello coincide Pérez Loarca, quien reconoce la necesidad de que las porteras se formen desde categorías como la Sub 17, mientras Gómez acepta que las mujeres tienen un proceso de aprendizaje mucho menor.

«Los hombres trabajan desde los 10 años y muchas porteras tienen un menor aprendizaje, empiezan grandes y no tuvieron tal escuelita. La formación de hombres y mujeres ha sido diferente y eso va influyendo», señala.

Así, es difícil aún que las mujeres tengan un referente de su género para la portería, según acepta Santiago.

«Los hombres los han tenido por mucho tiempo. Como porteras no hay un referente en esa posición”, menciona.

Por ello, Gómez se hizo portero con la imagen de Oswaldo Sánchez como su ídolo, a la espera que las próximas generaciones ya se inspiren en figuras como la arquera mexicana del PSV.

«Yo en lo personal volteaba a ver a Oswaldo Sánchez, y ahora las jóvenes ven a Cecilia Santiago. Cambian esos panoramas y ahora que existen más lugares de formación de porteras vemos a porteritas chiquitas que ya no se quedan con la posición por otras cosas, sino por elección propia», destacó.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba