Entretenimiento

La increíble historia del Titanic, mujer prefirió morir antes que abandonar a su perro

Además de las miles de personas que fallecieron en el Titanic, aquella noche en la que el barco chocó con el iceberg, también murieron mascotas, al menos una docena de perros, de los cuales sólo tres sobrevivieron.

Dos pomeranias y un pequinés se salvaron, pues podían ser escondidos en las mantas o abrigos de sus dueños, cuando dejaron el barco en botes salvavidas, en los cuales se les dio preferencia a mujeres y niños.

Una de las increíbles historias es la de Ann Elizabeth Isham, de 50 años, pues demostró el amor que le tenía a su Gran Danés, pues tras sentarse en un bote salvavidas y saber que no dejarían subir a su perro, dejó su asiento para morir con su mascota.

Ann Elizabeth Isham y su Gran Danés fueron encontrados abrazos congelados, una imagen conmovedora.

Las personas que subieron a los botes salvavidas tuvieron que tomar algunas decisiones difíciles. Lady, la pomerania de Margaret Hays vivió hasta 1919 después de que ambas escaparon del barco que se hundía. Henry y Myra Harper habían subido a su pequinés Sun Yat Sen en el bote salvavidas.

El tercer pequeño héroe era también otro pomerania del que desconocemos su nombre. Pertenecía a la señora Elizabeth Barrett Rothschild. Y fue el tercer sobreviviente.

El 15 de abril de 1912, el Titanic tenía programado  un desfile de perros, pero el barco no llegó a ese día.

​Fuente: Mediotiempo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba