Espectáculos

Elenco de «El Diablo se viste a la moda» se reúne

Los actores se reunieron para contar varios secretos de las grabaciones y sus personajes

Han pasado ya 15 años desde que «El diablo viste a la moda» llegó a la pantalla grande. Por ello, a modo de celebración, los miembros de su elenco —Anne Hathaway, Meryl Streep, Emily Blunt, Stanley Tucci y Adrian Grenier, entre otros— tuvieron una reunión virtual en la que recordaron detalles de la cinta.

La charla, convocada por la revista Entertainment Weekly, tuvo como punto de debate quién fue el antagonista de la película, cuyo título solía llevárselo Miranda Priestly (Streep), la arrogante gurú de la moda que sobrecargaba de trabajo a su asistente Andy Sachs.

Así, los intérpretes acordaron en que Nate, el personaje que encarnaba Adrian Grenier, era el verdadero villano de la cinta. El novio de Andy, chef de profesión, se separa de la protagonista al decidir que ella privilegia su futuro profesional antes que su relación sentimental. 

«Nate no había crecido, pero Andy sí», señaló Grenier. El actor apuntó que al inicio le fue difícil darse cuenta de que su personaje fuera el malo del filme, pero con los años logró reconocer la situación difícil en la que puso a su novia en la ficción.

“Cuando todo eso salió por primera vez no me cabía en la cabeza. No lo entendía. Tal vez era porque no era un hombre maduro, al igual que Nate, al que probablemente le hubiera venido bien madurar un poco. Yo era tan inmaduro como él en ese momento, así que no podía ver sus defectos”, indicó.

Luego de tomarse un tiempo para reflexionar y «deliberar mucho en Internet», Adrian Grenier notó que «[Andy] necesitaba más de la vida y lo estaba consiguiendo». «Él no podía apoyarla como ella necesitaba, porque era un chico frágil y herido», explicó.

«En nombre de todos los Nates que hay ahí afuera: ¡Vamos! Aumenten el ritmo», añadió entre risas.

Anne Hathaway cambió el final

Por su parte, Anne Hathaway aseguró entender a Nate como personaje. La actriz dijo que pese a su inmadurez, hacía falta saber de dónde venía esta sensación. «No creo que todo el mundo sea completamente honesto consigo mismo sobre sus propios berrinches. Nate estaba de mal humor en su cumpleaños, porque su novia no estaba allí», aseveró.

Para la intérprete, en retrospectiva, lo más probable es que el chef podría «haber tomado una decisión diferente». «Pero ¿quién no lo hace? Todos hemos sido inmaduros en diferentes momentos. Todos tenemos que vivir, dejar vivir y hacerlo mejor», sostuvo.

En cuanto al final de «El diablo viste a la moda«, la guionista Aline Brosh McKenna reveló que la cinta tuvo originalmente un final distinto. Un cierre «más convencional» en el que Andy y Nate escapaban hacia el atardecer en vez de una charla en una cafetería.

«La película solía terminar con una escena un poco más optimista con Nate, más de reconciliación. Son tan jóvenes y están eligiendo cónyuges para su vida, pero sabemos que los jóvenes de 25 años no están en esa posición», sostuvo.

Fue entonces que contó que Anne Hathaway sugirió una idea diferente a la escena final, en la que la pareja se besaba, pues ambos poseían «demasiada historia» y su romance ya no estaba en ese punto. «Ella tenía razón. Renunciamos a esa intimidad por algo más familiar», dijo Adrian Grenier.

CON INFORMACIÓN DE EL NORESTE

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba