Espectáculos

Juan José Origel ordenó que desconectaran a su padre, sin consultar a su madre y hermanos, y murió

Juan José Origel reveló que tomó la decisión de desconectar a su padre cuando le dijeron que su papá ya no tendría una buena vida si se salvaba.

 Juan José Origel reveló que ordenó que desconectaran a su padre cuando los médicos le dijeron que ya no tendría una buena calidad de vida si se llegara a salvar, por lo que, sin consultar con su madres y sus hermanos, decidió que descansara.

Luego de que Lucía Méndez comentara que a ella no le gustaría que la tuvieran conectada a un respirador artificial solo por prolongar lo inevitable, Juan José Origel apoyó a su paisana y dijo que a él tampoco.

Yo opino lo mismo que mi paisana. A mí que no me conecte nadie porque puedes durar unas eternidades, y dijo ella, lo aclaró: ‘No estoy diciendo nada de los que estén ahorita’. Igual yo, la verdad, se los digo, voy a tener que hacerlo escrito frente a un notario o alguien díganme a esto, pero yo también, si algo me pasa, que me quede ahí tirado… no, no, no, quítenme todo”, dijo.

Entre sus confesiones, el presentador de televisión dijo que cuando su padre se enfermó, hace varios años, él decidió no verlo sufrir más y ordenó que lo desconectaran, sin consultarlo con su madre, que aún vivía, ni con sus hermanos.

Llego al hospital, entro, y veo a mi papá totalmente… ya… o sea, ya. Salgo y estaban los tres doctores como platicando y les digo: ‘A ver, díganme: ¿Va a vivir mi papá? ¿Va a vivir bien? ¿Va a tener una vida bien?’ –‘¡No!’ Pues en ese momento, mi mamá estaba arriba, en el cuarto que teníamos para ellos, con mis hermanos. Sin Pedirle autorización a mi mamá ni nada… dije: ‘¡Desconéctenlo! Yo me hago responsable’”, relató.

Comentario a partir del minuto 08:00

Juan José Origel asegura que eso mismo hubiera querido su padre

El titular de “Con Permiso” destacó que conocía tanto a su padre, que no le hubiera gustado estar conectado a una máquina, en una cama de hospital y al igual que él, pensaba que no valía la pena, así cree que hubiera estado de acuerdo con la decisión.

“¿Por qué se tiene que empeñar? La voluntad de Dios aquí está. Desconéctenlo y si Dios quiere… pues en cuanto lo desconectaron mi padre se fue. Eso es lo que yo también quiero, a mi que no me pongan, ni que me conecten ni nada”, finalizó.

La polémica inició desde que la familia de Carmen Salinas decidió tenerla conectada a un respirador artificial después de diagnosticarle hemorragia cerebral y entrar en estado de coma natural, y muchas personas creen que debería desconectarla y que descanse en paz.

Pero la esperanza de sus familiares es la última que muere, y a pesar de que la actriz, de 82 años de edad, sigue en terapia intensiva y en estado delicado, ha presentado una mínima mejoría y la hemorragia ya se le detuvo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba