Estatales

Habitantes de Atzompa, en Veracruz agreden a policías y derribaron drones al creer que esparcían el COVID-19

La desinformación es uno de los mayores problemas que aquejan a la sociedad actual, especialmente durante la pandemia del COVID-19: rumores, mentiras y mitos urbanos generan miedos que se sobreponen a los conocimientos científicos, obstaculizando desde el derecho a la vida o la salud, hasta acciones humanitarias.

Esto último se reflejó, el pasado miércoles cuando habitantes del municipio Soledad Atzompa, en Veracruz, derribaron a disparos dos drones que sobrevolaba la demarcación, guiados por el rumor de que los aparatos esparcían, mediante un líquido, el virus del SARS Cov-2.

Ante el temor, los pobladores del barrio de Tepepechco ubicaron a los propietarios y los acorralaron y privaron de su libertad con la amenaza de quemarlos vivos.

La turba fue tal que ni la Policía Estatal, ni la Guardia Nacional (GN) pudieron controlarla, pues, al intentar dialogar con los inconformes, éstos respondieron con agresiones y daños a varios de los vehículos; algunos elementos también fueron sometidos por el contingente.

Fue así que, tras varias horas de conversaciones, los manifestantes liberaron a las víctimas, las cuales fueron trasladadas a un hospital, donde se les internó en calidad de delicados por las agresiones recibidas.

Sin embargo, la realidad de la situación es que ambos hombres participaban en un operativo de localización de fosas clandestinas, como parte de las acciones de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas. En tanto, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) confirmó que el aparato era de su propiedad.

Esto lo reafirmó Cuitláhuac García Jiménez, Gobernador del Estado, quien, en conferencia de prensa, aseguró que las agresiones fueron producto de un malentendido, ya que el órgano no avisó de sus actividades a la comunidad, lo que desató en dichas conductas que el gobernante justificó.

Con información infobae.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba