Internacionales

Cirujanos intentarán reconstruir cara de un niño que fue atacado por una hiena en Sudáfrica

Un equipo de cirujanos plásticos de Sudáfrica se alista para reconstruir el rostro de un niño zimbabuense de 9 años que fue atacado por una hiena el mes pasado.

Rodwell Khomazana perdió su nariz, su ojo izquierdo, la mayor parte de su labio superior, fragmentos de su frente y otras partes de su cara al ser atacado por una hiena el 2 de mayo, por la noche, en una iglesia a las afueras de Harare.

Tras el ataque, el menor recibió asistencia médica. El personal hizo todo lo que pudo para curarlo y estabilizarlo, pero carecían de recursos para reconstruirle la cara, que quedó destrozada.

Su madre, incapaz de pagar una medicina especializada solo disponible en el extranjero, contactó con médicos de la vecina Sudáfrica, que aceptaron operar a su hijo gratuitamente en una clínica privada de Johannesburgo.

«Cuando mencionó la historia de su hijo, destrozado por una hiena, no pude decir que no», comentó el cirujano Ridwan Mia.

Rodwell voló a Johannesburgo el sábado y fue recibido por el personal del hospital, que entonó el himno de Sudáfrica para él. Muchos llevaban camisetas con la inscripción «Equipo Rodwell» y un dibujo del chico estampados.

Aplaudieron y le vitorearon cuando llegó al edificio, con un suéter verde sobre su cabeza y la cara cubierta de vendas.

En las vendas de su ojo derecho, le abrieron un pequeño agujero para que pudiera ver dibujos animados en una tableta inteligente.

Operación buscará minimizar cicatrices

Mia y su equipo planeaban labores de cirugía exploratoria el lunes, y después programarán la compleja operación que podría durar unas 20 horas.

Usarán tejidos de otras partes del cuerpo para reconstruirle las mejillas, la nariz, la boca y la mandíbula. También le pondrán una prótesis ocular.

«Desgraciadamente, tendrá muchas cicatrices en la cara. Lo que esperamos hacer es un procedimiento en el que minimizamos las cicatrices», afirmó Mia.

Rodwell «nunca tendrá una cara normal y sin cicatrices», indicó, «pro queremos darle algo que, al menos, le permitirá ser funcional y disfrutar de lo que otros niños disfrutan».

Los costes de la hospitalización, que se espera que se prolongue por lo menos un mes, se cubrirán con donaciones. Un hotel se ofreció para alojar a la madre del chico durante ese tiempo.

Mia indicó que el dinero que sobre se empleará para pagarle una terapia a Rodwell, para que supere el trauma. En este sentido, recalcó que el apoyo psicológico sería especialmente importante para que el niño acepte su nuevo ojo.

Fuente: Milenio

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba