Nacionales

Mujer pagó por adelantado al repartidor del paquete en Salamanca; «pesa mucho», le dijo

El repartidor que trasladó el paquete bomba, desconocía el interior de la caja, habría recibido un pago por adelantado, y tendría apenas un año trabajando de manera independiente. Hoy, se encuentra grave en el Hospital General de Salamanca y se convierte en un testigo clave en la explosión que terminó con la vida del dueño y del gerente del restaurante familiar Barra 1604.

Mensajes de WhatsApp, enviados minutos después de la explosión por servicios de emergencia que llegaron a la zona se convierten en la primera declaración vertida por el joven, cuya identidad se mantiene oculta, ante el desarrollo de las investigaciones.

El joven repartidor habría recibido un mensaje por redes sociales para recoger el regalo en la colonia Constituyentes, ahí, una mujer la esperaría. Ella, ataviada con lentes obscuros, le pagó el envío por adelantado, y le dijo: “sólo con cuidado porque pesa mucho”.

El joven, acompañado de su novia, recorrió casi 6 kilómetros hasta el Boulevard Faja de Oro, en la colonia El Deportivo.

A su llegada, habría preguntado por Mauricio, dueño y empresario, quien murió durante la detonación, junto con el gerente del lugar, Mario Alberto.

“Le pagó el moto envío y le dijo es para el restaurante, sólo con cuidado porque pesa mucho, y cuando salieron por el paquete, (…) todavía no lo bajaban de la moto y explotó”, refiere el texto del mensaje.

El joven podría perder el ojo, según testimonios recabados por MILENIO; su novia, también habría resultado lesionada durante la explosión, y ambos estarían inconscientes.

“Era un repartido independiente, iba con su novia para entregar la caja esa como de regalo, y con la que resultaron heridos de gravedad.

“Ellos no tienen conocimiento, como están muy graves, no han vuelto en sí”, declaró un amigo de las víctimas, quien pidió no ser identificado.

El repartidor junto con cuatro personas más se encuentran en el Hospital General, custodiados ya por elementos de la policía estatal, que endureció la vigilancia desde el lunes por la noche.

De las cinco víctimas, tres eran músicos del lugar, uno de ellos fue trasladado al Hospital de Petróleos Mexicanos, en el municipio, pues se trata de un trabajador de la petrolera.

La información fue confirmada por la secretaria Ejecutiva del Sistema Estatal de Seguridad Pública del Estado de Guanajuato, Sophia Huett López, quien -en entrevista radiofónica- dio a conocer que los jóvenes que entregaron el paquete, no conocían su contenido.

Sin embargo, en las calles de Salamanca, la identidad del repartidor sigue siendo incierta, pues, de acuerdo con mensajeros consultados por MILENIO, o no era del municipio, o bien, era nuevo en el trabajo.

“Como en todos los rubros; taxistas, se conocen entre ellos, camioneros, igual, entre nosotros nos conocemos y no hemos dado con la identidad de este chavo, la verdad es que no sabemos quien sea, ni si sea repartidor de alguien, para serte franco no sabemos quién es, y no nos han dicho ni nada”, relata José Soto, repartidor de Salamanca.

La explosión también dejó secuelas entre los cerca de 200 repartidores de distintas empresas y asociaciones, que, en menos de 24 horas, lograron ponerse de acuerdo para cambiar las reglas para la entrega de mensajería en el municipio; ya no se aceptarán cajas y se revisará todo el contenido.

“Ya no tenemos la seguridad de poder trabajar con tranquilidad; Primero estamos con el temor de que nos van a robar aquí, de que nos hagan un pedido fantasma, y ahora tenemos que cuidarnos y que no nos vayan a poner algo que nos pueda costar la vida, ahora sí estamos en la situación muy grave; deberían tomar, medidas de seguridad tanto para la población, como para nosotros”, detalló el también repartidor, Raúl Reveles.

Fuente: MILENIO

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba