Opinión

PUNTO Y COMA

Obras son amores

Por: Yair Ademar Domínguez

Aunque la frase se popularizó a lo largo de los años, una versión atribuye su origen al escritor del Siglo de Oro español, Lope de Vega, quien en una de sus obras escribió este verso: “Laura, tú me has advertido: / tú me decís, Laura bella, / que las obras son amores, / hoy quiero yo que se vea / que esa sentencia es verdad”.

En mi natal Coatzacoalcos y en todo el estado de Veracruz, el pueblo conoce la frase a la perfección: “Obras son amores y no buenas razones” y se aplica a los parlanchines que dicen, dicen y dicen y no hacen nada. Buenos para hablar, para argumentar, para dar razones, pero no para hacer, para concretar, para llevar a la acción las palabras.

Ese discurso rollero, de palabrerías, hueco, se aplicó durante la etapa del neoliberalismo en México. Como encantadores de serpientes, recordemos los discursos del expresidente Carlos Salinas de Gortari, por ejemplo; los políticos endulzaban el oído de nuestro pueblo. Pero ese pueblo bueno y sabio despertó y ahora se convirtió en protagonista de su destino e impulsó un gobierno de resultados, de obras reales, constantes y sonantes.

Por eso el catálogo de refranes populares se ha ampliado: “A la prueba, buen amor”, “El amor y la fe, en las obras se ven”, “No hay predicador como Fray Ejemplo” y “Si bien me quieres, Juan, tus obras me lo dirán”, entre otras. Con estas frases nuestro pueblo ha mostrado su capacidad, su inteligencia y difícilmente volverá a ser engañado, porque está avispado, como decimos en lenguaje coloquial.

En Veracruz se están realizando obras que no tienen precedente en la historia de nuestra entidad. Los gobiernos federal, estatal y municipales han unido sinergias para dar resultados inmediatos a la población. Ese fin de semana el presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo en Minatitlán, supervisando los trabajos de la refinería. Después del incendio en un tanque en el pasado mes de abril, el sitio del siniestro está totalmente rehabilitado, destacó el mandatario nacional.

También este fin de semana, el mandatario nacional realizó un recorrido de supervisión en la Refinería de Dos Bocas en Tabasco, una obra estratégica que nos dará independencia energética.

En Coatzacoalcos estuvo acompañado por la Secretaria de Energía Rocío Nahle y el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, quien también, un día sí y otro también, a través de sus redes sociales, muestra la gran cantidad de obras que está realizando en todo el territorio veracruzano. La frase del refranero aplica a cabalidad: obras son amores y no buenas razones.

Y hablando de obras, en Xalapa, para mostrar las sinergias entre los gobiernos federal, estatal y municipal, se inauguró el primer Centro Comunitario de Atención a la Primera Infancia (CCAPI) y el Parque Líderes, en la Colonia Unión, para enriquecer las prácticas de crianza y el desarrollo integral de la niñez de cero a tres años.

A través de este servicio se promoverá la alimentación perceptiva, con apoyo del Programa Estilos de Vida Saludable para disminuir los índices de anemia y obesidad infantil; se estimulará el desarrollo potencial de bebés, niñas y niños mediante una amplia biblioteca con títulos de literatura infantil y material didáctico encaminado a promover la creación y el juego libre como estrategias para conocer el entorno y se ofrecerá un acompañamiento socioemocional a mujeres en el último trimestre de embarazo.

Actualmente existen 103 Centros Comunitarios de Atención a la Primera Infancia que benefician a 5 mil 320 niñas y niños de las zonas más vulnerables del país; el estado de Veracruz inicia su participación en esta modalidad con cuatro Centros que se ubicarán en Xalapa (los otros se ubicarán en las colonias Higueras y Plan de Ayala) y uno más en Coatzacoalcos, impactando a por lo menos 400 familias semanalmente.

Todo esto se ha logrado, porque en México, en Veracruz, en Xalapa y en muchos municipios del país tenemos gobiernos que están dispuestos a dar resultados. La política de la simulación, del maquillaje, de los farsantes, se terminó. Ahora, en México y en la entidad veracruzana se gobierna con obras, porque obras son amores.

Comentarios: Facebook Yair Ademar Dominguez  Twitter @YairAdemar

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba