Opinión

PUNTO Y COMA

Veracruz, respuesta ante la emergencia de Grace

Por Yair Ademar Domínguez

Los huracanes son los fenómenos atmosféricos más violentos de nuestra naturaleza, que visto desde el satélite se forman como remolinos o espirales gigantes de nubes y fuertes vientos alcanzan velocidades de más 200 km/h, desplazándose sobre la superficie marina del océano hasta que tocar tierra y degradarse a tormenta o depresión tropical, algunos otros mueren y se difuminan sobre aguas más frías en las latitudes medias o polares.

El huracán Grace tocó dos veces tierra en nuestro País: la primera ocasión como categoría 1 al sur de Tulum, en el Estado de Quintana Roo; y por segunda vez en Veracruz, entre Tuxpan y Tecolutla, como categoría 3 con vientos aproximados de 205 km/h.

Antes, durante y después del paso del huracán Grace por tierras veracruzanas, el gobierno que preside Cuitláhuac García Jiménez ha estado a la altura de las circunstancias, previniendo, tomando decisiones y actuando de inmediato para atender a los damnificados.

Hay que recordar que desde el 2010 no había impactado a la entidad veracruzana un huracán categoría 3, como en el caso de Grace. En septiembre de ese año el huracán Karl pegó muy fuerte en la zona centro y causó terribles daños. En la zona norte, desde 1951 no impacta un ciclón mayor, como lo fue Charlie, un meteoro categoría 4, que tocó las costas norveracruzanas con categoría 3.

Sin embargo, la tragedia más recordada en la región de Costa Esmeralda es sin duda la provocada entre el 4 y 6 de octubre de 1999 por el paso del Frente Frío No. 5, una baja presión y la depresión tropical No. 11, que dejaron muerte y daños en esta zona. En mis recorridos por el norte del estado, aún puedo ver, en la comunidad de Flores Magón, un viejo pozo que resistió al embate de las lluvias y quedó ahí, al aire libre, en memoria de esos días trágicos.

Veracruz tenía en ese tiempo un gobernador que decía que él no era bombero, para atender incendios en mercados o tragedias provocadas por la fuerza de la naturaleza. En los primeros reportes de esa zona, en ese año, se dieron a conocer 76 muertos, 56 desaparecidos y 26 mil personas damnificadas en albergues, así como daños millonarios a la agricultura, ganadería y a la infraestructura carretera.

En esta ocasión, aunque también hay muchos daños, el gobierno Cuitláhuac García Jiménez se fletó para prevenir a la población, se puso en mangas de camisa para atender a damnificados y limpiar casas y espacios públicos de las inundaciones y no ha bajado la guardia en atender a la población. Lo mismo ha hecho todo su Gabinete. Esa esa la diferencia entre los gobiernos anteriores y los gobiernos que sudan la camiseta por la gente.

Desde la Ciudad de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho lo propio, instruyendo a las fuerzas federales a brindar todo el apoyo a la población damnificada. Este martes estará en Veracruz para dar a conocer el Plan de Emergencia de apoyo y rescate a las zonas afectadas por el huracán Grace.

Pero desde antes de la llegada de Grace, el jefe de las instituciones del país se mantuvo al tanto: “Estoy en comunicación con el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García. El huracán entrará por Nautla a la una de la mañana, aproximadamente”. “Están pendientes, informando y en apoyo, 7 mil 829 elementos de Protección Civil del estado y de la federación, así como personal de las secretarías de la Defensa y de Marina y de la Comisión Federal de Electricidad”.

Veracruz cuenta con un presidente y un gobernador que han estado a la altura de las circunstancias, por muy difíciles y dolorosas que sean. También es de reconocer la siempre solidaridad del pueblo, por ayudar, por participar en el acopio de víveres y en las tareas de limpieza ante los daños causados por el fenómeno. Con todo, nuestra entidad saldrá adelante y seguiremos trabajando juntos, unidos con la gente, para recuperarnos.

Julen, oportunista político

En estos momentos aciagos Veracruz necesita trabajo y solidaridad de sus gobernantes y representantes populares. Por ello, mal se ha visto el senador panista Julen Rementería, intentando sacar “raja política” de la tragedia. A través de sus redes sociales escribió: Con el “pretexto” del huracán Grace, el gobierno mexicano quitó la electricidad y la señal de teléfono desde ayer en los municipios de la zona norte del estado de Veracruz. No quieren que las imágenes del desastre estén en internet porque ellos desaparecieron el FONDEN.

Incapaz de enlodar sus finos zapatos para atender a la población, el legislador panista actúa sin ética ni humanidad. ¡Qué poco legislador para tanto pueblo! Evitemos los engaños y sigamos las recomendaciones oficiales, porque unidos saldremos adelante.

Comentarios: Facebook Yair Ademar Dominguez  Twitter @YairAdemar

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba