Salud

Evita el mal olor en tus pies

Nadie se salva del mal olor en los pies, sobre todo cuando tuviste un día tan pesado en el que caminastes, corriste de un lado a otro y utilizaste zapatos cerrados para tus actividades. 

Los pies son una parte importante del cuerpo humano, sin ellos, no podrías trasladarte de un lugar a otro, ni mantenerte de pie.

Tampoco podrías correr, jugar football o practicar otros deportes en los que necesites mantenerte de pie.
En ocasiones, llevar puestos los zapatos o zapatillas deportivas por largo tiempo durante el día, provoca que huelan mal y suden.

Las culpables de ese desagradable olor son las bacterias. Estos bichos diminutos habitan normalmente en tus pies y les encantan los lugares húmedos y oscuros como el interior de unos zapatos sudados. Se multiplican con el sudor, por lo que también afecta con mayor frecuencia cuando una persona utiliza zapatos o sandalias sin calcetines.

De acuerdo al sitio Kids Health, las bacterias se alimentan de las células de piel muerta y de los aceites de la piel. Las colonias de bacterias crecerán y empezarán a eliminar productos de desecho en forma de ácidos orgánicos. Son estos ácidos orgánicos los que huelen tan mal.

Entre un 10% o 15% de las personas padecen olor de pies muy fuerte debido a una bacteria denominada Kyetococcus sedentarius. Esta bacteria no solo produce ácidos orgánicos malolientes, sino también unas sustancias conocidas como «compuestos de sulfuro volátiles». Los compuestos de sulfuro suelen ser muy potentes y suelen oler terriblemente mal.

¿Cómo evitar tener mal olor en los pies?
Si logras reducir la cantidad de sudor en tus pies, podrás también reducir su olor, a continuación algunos consejos que mencionan en sus sitios Kids Health y Medline Plus:

Sé limpio. Lávate los pies cada día. Hundir los pies en una bañera y restregarlos bien es mejor que limitarse a dejar correr el agua de la ducha sobre ellos. Asegúrate de secarte bien los pies cuando acabes de lavártelos.

Utiliza unos calcetines adecuados. El algodón, algunas lanas y unos tejidos especiales para deportistas absorben el sudor y permiten que los pies respiren. Ponte calcetines limpios cada día y, cuando se te humedezcan, cámbiatelos.

Asegúrate de que no te aprieten los zapatos. Si te van muy apretados, los pies sudarán más de lo normal.
Cámbiate de zapatos. Usar los mismos zapatos todos los días puede hacer que huelan más. Deja que se sequen durante un par de días antes de volverlos a utilizar.

Mata los gérmenes. Pídele a tu madre o a tu padre que utilicen un espray desinfectante para matar las bacterias que contengan tus zapatos. También puedes lavarte los pies con jabón antibacteriano. Dejar los zapatos al sol también te puede ayudar.

Lava tus zapatos y/o plantillas. Algunas plantillas y algunos zapatos, sobre todo las zapatillas deportivas, son lavables. El lavado es genial para eliminar el olor y volver a tener unos zapatos que vuelvan a oler a limpios. Asegúrate de secarlos completamente antes de volverlos a utilizar.

Evita utilizar calzado fabricado con plástico. El plástico y algunos materiales sintéticos no dejan respirar a los pies.

Ve descalzo. Deja que los pies se ventilen, exponiéndolos al aire libre durante cierto tiempo, especialmente por la noche. Pero no camines descalzo durante demasiado tiempo, sobre todo por el exterior, porque algunas bacterias (como las de género Kyetococcus) se quedarían a vivir en tus pies.

No compartas zapatos ni toallas con otra gente. Si lo hicieras, te podrían contagiar las bacterias que provocan el mal olor de pies.

Si sigues teniendo problemas con el olor de pies, puedes probar polvos de talco o plantillas que combaten o neutralizan el olor. Si nada parece solucionar tu problema, tal vez prefieras hablar con tu médico para saber qué hacer. Quizá te recete un medicamento especial para ponerte en los pies.

Con información de Mundo Sano

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba