Salud

Tu migraña podría relacionarse con el déficit de la enzima digestiva DAO

En estos casos el tratamiento es exclusivamente nutricional, a través de un plan de alimentación reducido en histamina y otras aminas.

La migraña puede ocasionar un dolor pulsátil muy intenso o la sensación de latido en la cabeza que por lo general se presenta de un solo lado. En ocasiones se presenta acompañada de náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz y al sonido, señala Clínica Mayo.

Las causas de la migraña son diversas y aunque no se entienden por completo, la genética y los factores ambientales parecen jugar un papel importante, según especialistas. 

Entre los desencadenantes de la migraña, Clínica Mayo ha señalado los siguientes: Cambios hormonales en las mujeres, uso de anticonceptivos, bebidas como el vino o demasiada cafeína, el estrés, olores fuertes, humo de segunda mano, cambios en el sueño (dormir poco o mucho), esfuerzo físico intenso, medicamentos, algunos alimentos como los salados o procesados o saltarse comidas y ayunar, por mencionar algunos. 

Migraña y el déficit de la enzima digestiva DAO

Un reciente estudio de la Sociedad Internacional del Déficit de DAO, encontró que el 90% de los pacientes que padecen migrañas sufren déficit o baja actividad de una enzima conocida como Diamino Oxidasa, localizada naturalmente en el tracto digestivo y que podría ser revertida con cambios en la dieta.

Una publicación de la Agencia de Ciencia, Tecnología y Sociedad, explica que la función principal de la DAO es la eliminación de histamina, la cual es una sustancia que se sintetiza de manera natural en el cuerpo, pero que puede ingresar al organismo a través de los alimentos. 

La licenciada en Nutrición Dana Watson en diálogo con la Agencia CTyS-UNLaM explicó:

La DAO debe degradarla y eliminarla, pero, como su acción es baja o está disminuida, la histamina se comienza a acumular”.

Además, resaltó que al acopiarse en el torrente sanguíneo, la histamina afecta a los tejidos. Los síntomas serán distintos según donde se produzca esa acumulación. 

La docente del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de La Matanza indicó que esta variedad de síntomas, sumado a que la patología se conoce poco, conduce a que las personas tarden en recibir un diagnóstico definitivo. 

La nutricionista señaló que “los síntomas pueden incluir migrañas, problemas digestivos -que muchas veces terminan con el diagnóstico de colon irritable-, síndrome de intestino irritable por distensión abdominal, períodos de constipación e inflamación”.

Asimismo, añadió que también se manifiesta a través de la piel con urticaria, picazones o rojeces o en el sistema respiratorio en forma de rinitis. Además, puede evidenciarse cansancio, fibromialgia, dolor muscular y algún trastorno menstrual. 

Diagnóstico y tratamiento

Watson explicó que para el diagnóstico se requiere de tecnología que no está disponible en cualquier lugar. Se toma una muestra y se debe estudiar y evaluar si existe algún tipo de mutación en los genes que corresponden a esta enzima, en caso de que se trate de origen genético, que si bien no se puede revertir, se puede controlar para evitar síntomas. 

La especialista aclaró que si el paciente no tiene acceso a dicho análisis, se puede hacer una dieta de exclusión para evitar los alimentos ricos en histamina o que promuevan su liberación en el organismo y después se pasa a una etapa de provocación para ver si al incluir dichos productos aparecen de nuevo los síntomas. 

En el caso de que el déficit sea adquirido, es decir, que se dé producto de la toma de algún tipo de medicación de manera crónica, el tratamiento podría revertir totalmente este escenario. “En ambos casos la idea es trabajar en distintas etapas mediante las cuales se van quitando alimentos con el objetivo de que la persona se sienta mejor, no tenga esos síntomas y mantenga un buen estado nutricional”, destacó Watson.

Entre los alimentos que se restringen, la especialista enumeró los siguientes:

  • Tomate
  • Berenjena
  • Cítricos
  • Alcohol
  • Alimentos fermentados
  • Embutidos
  • Kiwi
  • Banana
  • Palta
  • Chocolate
  • Pescados grasos
  • Ultraprocesados
  • Frutos secos
  • Lácteos

“Como el tratamiento es exclusivamente nutricional, a través de un plan de alimentación reducido en histamina y otras aminas (incluyendo a los alimentos que desencadenan la liberación de histamina endógena), deberá ser guiado por un licenciado o licenciada en Nutrición para asegurar que no ocurran déficits nutricionales durante el proceso”, concluyó la docente de la UNLaM.

Con información de Mundo Sano

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba