Tecnología

Elizabeth Holmes: la emprendedora que engañó al mundo

La empresaria que con apenas 19 años comenzó a revolucionar Silicon Valley con la promesa de una mejor salud preventiva, a través de su emprendimiento Theranos, enfrentará este mes a la justicia de Estados Unidos tras defraudar a cientos de inversionistas.

Holmes fue llamada la siguiente Steve Jobs por sus ideas de vanguardia, incluso imitó la forma de vestir sencilla y monocromática del fundador de Apple. Ahora, podría pasar hasta 20 años en prisión de ser encontrada culpable.

¿Quién es Elizabeth Holmes?

En 2013, Elizabeth Holmes cautivó a propios y extraños con una tecnología que –en teoría– ella había desarrollado y prometía realizar cientos de análisis clínicos a partir de una sola gota de sangre.

Con el dispositivo sería más fácil, rápido y económico diagnosticar el cáncer, hipertensión, diabetes o el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Supuestamente, podía realizar hasta 200 exámenes clínicos con esa única muestra.

Holmes era estudiante de química en la Universidad de Stanford cuando convenció a empresarios para que invirtieran en su compañía Theranos.

El emprendimiento alcanzó una valoración de 9,000 millones de dólares y la revista Forbes la ubicó como una de las mujeres más ricas del mundo. 

Entre los inversionistas que aportaron capital para la creación de la prometedora empresa están el expresidente Bill Clinton, empresarios como Robert Murdoch y el mexicano Carlos Slim, pues se establecería una colaboración con la Fundación Carlos Slim.

Una caída dolorosa

La promesa de Theranos era la máquina Edison –nombrada en honor al famoso inventor estadounidense-, un pequeño dispositivo parecido a una impresora casera de 43 centímetros de alto y 33 de ancho.

Holmes aseguraba que la máquina podía ser un “laboratorio en casa” y que pronto estaría en todos los hogares, realizando pruebas médicas frecuentes. Pero, a diferencia de lo que Jobs logró con Apple, Edison jamás funcionó.

Theranos incluso logró un acuerdo con la cadena de farmacias Walgreens para que se realizaran los test de sangre. No solo hubo quejas porque se tomaban muestras de sangre convencionales, es decir, no solo una gota de sangre como decía la publicidad, además hubo diagnósticos erróneos sobre cáncer y VIH.

Pero Holmes siguió mintiendo a su inversionistas y, aunque afirmaba que las pruebas se realizaban en ese minilaboratorio, realmente se hacían en máquinas convencionales.

Cuando la máquina de Theranos se reveló como una falsa promesa, Holmes fue acusada en 2018 por fraude y conspiración y el juicio federal iniciaría en San José, California, el 28 de julio de 2020, pero fue aplazado debido a la pandemia y por el embarazo de la exempresaria.

Además de los inversionistas que aportaron fondos, también han denunciado a Holmes, médicos y pacientes que resultaron engañados y mal diagnosticados, de ser declarada culpable podría enfrentar la prisión.

El proceso legal

El 31 de agosto arrancó el proceso para Elizabeth Holmes con la interrogación de 200 miembros del jurado potenciales, de quienes se espera imparcialidad ante un caso que ha tenido amplia cobertura mediática en medios estadounidenses y mundiales.

Los candidatos completaron cuestionarios sobre su familiaridad con Holmes y una consultora independiente les investigará a través de diversos medios entre los que destacan sus redes sociales para descartar posibles opiniones o sesgos sobre su culpabilidad o inocencia.

Mientras, los abogados de Holmes han declarado que ella podría optar por tomar el estrado en su propia defensa, una decisión que sería inusual dado que se presta a que los acusados sean contrainterrogados por los fiscales.

Un involucrado clave

El viernes 27 de agosto Holmes entregó hace 18 meses documentos en los que acusa a Ramesh “Sunny” Balwani, el exdirector de operaciones de Theranos, expareja y padre de su hijo, por abuso psicológico y sexual, por lo que en el juicio este personaje podría ser señalado por coresponsabilidad en el fraude.

Los abogados defensores dijeron que ella creyó “declaraciones supuestamente falsas sobre partes de Theranos que él controlaba, incluida una afirmación sobre una asociación con la cadena de farmacias Walgreens”. 

Se prevé que Balwani también enfrente cargos por fraude, ya en 2019 negó las acusaciones de abuso en un expediente judicial.

Holmes tenía 18 años cuando conoció a Balwani, que es 20 años mayor que ella, y comenzó a vivir con él unos tres años después.

La realidad supera a la ficción

El caso Theranos ha llamado la atención de la prensa con una amplia cobertura y ha inspirado diversas obras literarias y cinematográficas como el libro Bad Blood del reportero del Wall Street Journal John Carreyrou y el documental The Inventor: Out for Blood in Silicon Valley dirigido por Alex Gibney, disponible en HBO.

Para el próximo año, se estrenará la película Bad Blood, basada en el libro homónimo, y la actriz Jennifer Lawrence protagonizará a Elizabeth Holmes.

Un estigma para las emprendedoras en Silicon Valley

Ahora, las emprendedoras que buscan financiamiento para impulsar sus proyectos suelen ser relacionadas con Elizabeth Homes. Su leyenda podría obstaculizar el ascenso de mujeres con ideas innovadoras en vías de impulsar sus incipientes negocios.

Alice Zhang, quien busca fondos para su empresa Verge Genomics, dedicada el descubrimiento de fármacos con inteligencia artificial, declaró para The New York Times que ha sido cuestionada, ha recibido bromas y comparaciones con el caso Holmes aunque su área no se relaciona con la tecnología que prometía Theranos. Y no es la única.

Jóvenes del sector biotecnología, salud y ciencias naturales en Estados Unidos ahora son relacionadas con la empresa fraudulenta y con la imagen de una mujer que abusó de la confianza de muchas personas.

En un ambiente en el que se suele cuestionar la confiabilidad de mujeres emprendedoras frente a la de los hombres, el caso de Holmes es un obstáculo en su camino.

Fuente: Tec Review

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba